3.8.06

LOS LIBROS SON PARA EL VERANO


Hace mucho tiempo que escuché la frase “los libros son para el verano”, yo no creo que esto deba ser así, pero bueno, teniendo en cuenta los datos que dicen que cada día son menos los españoles que leen, yo voy a aprovechar que estamos en verano para recomendar un libro y con ello se animen las personas que nunca leen, aunque solo sea por la época del año en la que nos encontramos.
“La sombra del viento” del barcelonés Carlos Ruiz Zafón, me consiguió enganchar el verano pasado, me llevó a la lectura sistemática, consiguió que mi imaginación volviera a volar, me emocionó y me hizo creer en sus personajes. En Daniel, ese muchacho al que creo haber acompañado en sus primeras aventuras amorosas, Julián Carax escritor misterioso que siempre nos hubiese gustado ser, Javier Fumero personaje que está presente en todas las sociedades, por desgracia, y Fermín Romero el compañero que nunca te abandona.
Espero que este verano muchos entren en el “cementerio de libros olvidados” y cojan este libro que les enganchará a la lectura.

3 comentarios:

Susana Martín dijo...

Ayer estaba en la consulta del médico, aburrida en esas largas esperas hasta que te llega el turno, divagando con mi mente, y empecé a observar a la mujer que tenía enfrente. Parecía el prototipo de persona que no me gusta, pensaba yo "ésta seguro que se traga todas las manis vs homosexuales, por la unidad de españa, etc." ya sólo el bolso con la bandera de españa la delataba, el cual conjuntaba con el resto de complementos tipo. de repente de ese bolso sacó el libro que referencias, a lo cual, la mujer de al lado, modelito casi exactamente igual, le decía que era buenísimo, que ya lo había leído. yo, sin más referencias, en mi aburrimiento, pensaba "éste debe ser un césar vidal, lo memorizaré para no comprarlo nunca". En fin, no creo que a ti te emocione mucho leer a ese tocayo tuyo, así que me replantearé mi juicio negativo sobre el libro (que no sobre la señora). Conclusión: me hizo recordar que la lectura no está condicionada siempre por la ideología, que, pese a las diferencias, hay muchas cosas que podemos tener en común y, que las apariencias no lo son todo.

San Tiago dijo...

Bienvenido a RBS.

Estas hecho todo un internauta.

Anónimo dijo...

Con referencia al, llamemosle, libro que menciona Susanita: Es un bodrio, no ya porque lo haya escrito un señor con tal o cual inflamación de ideas, vulgo ideologías, sino porque está mal escrito, va por caminos muy trillados, y no se diferencia nada de los de Marcial Lafuente EStefanía, autor de prestigio social y popular de grandes tiradas allá por los 60 y 70. En fin todo eso de los beseller es truco y bombo. Tanto César Vidal como el tipo ese de "La sombra del momento", como Muños Molina, Pérez Reverte y todos esos malísimos escritorzuelos son para pobre mentales y aburridos lectores. Literatura de consumo. Efectivamente leer "Voyage au bout de la nuit", de Cèline no es moco de pavo, es una genial novela, aunque su autor fuere nazi... Leed buenos autores. Aunque como ya hace años que han eliminado de la enseñanza básica la enseñanza de la literatura, los políticos al servicio de las macroeditoriales, la educación en el buen gusto literario, pues la gentecilla lee lo que puede, lo que le dicen las publicidades editoriales, que ante esa falta de formación, son las dictadoras del gusto, dicen lo que de ha de leer y lo que no... En fin, Susana, te nombro un autor, un genio para que, a lo menos, eches una visual a una novela suya genial, buena en todos los sentidos: "Escuela de mandarines", de Miguel Espinosa, fallecido ya hace tiempo y cuya lectura, de seguro, te cambiará, para muy bien, esa presunta ideología tuya (no tengas miedo ni prevención), y hará afinar tu personita un montón. Besos.