21.10.06

CUANDO EL SER MAESTRO SUPONÍA LA MUERTE


Ayer asistí al acto que se celebraba en Cáceres con motivo del 75 aniversario de la fundación de FETE UGT, el sindicato de la enseñanza de UGT. Hubo un testimonio que me marco por encima del resto, Alberto Barrado López nos contaba la historia de su padre fusilado durante la guerra civil en Cáceres, su único delito fue el de enseñar a los chavales a pensar, el de educar. Contaba como durante una época creía que su padre había sido malo y por eso le fusilaron, durante la dictadura se manipulo a mente de todos los chavales haciéndoles creer que Franco era un hombre bueno que había matado a hombres malos. Alberto explicaba como después de enterarse de que el único delito de su padre había sido el ser maestro, se ve en la obligación de contar su historia, no para abrir heridas, sino para cerrar las suyas y así poder hacer un homenaje a su padre, al que no puede llevar flores al cementerio por no saber donde está enterrado.
Por todos los maestros que murieron, eduquemos en igualdad y en libertad.

3 comentarios:

pompeyo dijo...

Coño, pues hace justo 75 años, ser cura, fraile o monja también suponía la muerte. Unos 7000 se pasaron por la piedra en aquel "régimen de libertades" que tanto añoran éstos de la UGT.
Lo digo por compensar, que bien está lo del maestro éste, pero luego levantamos estatuas a Largo Caballero y eso ya es una pasada.

Anónimo dijo...

Pues hoy por el camino que vamos, los que se van a pasar por la piedra a los maestros son los alumnos y si no, al loro con lo que ha ocurrido hace unos dias en un colegio, en el que al maestro le han dado una soberna soba y para recoña, graban las imágenes del espectáculo.

Anónimo dijo...

Y ahora los medio matan los alumnos.